El hallazgo de buceadores en embalse de Guatapé que puso a pensar sobre el plástico

Señales de tránsito, un árbol de navidad, equipos celulares, elementos médicos, tarjetas de crédito de entidades que ya no existen, entre otros, fueron encontrados.


Por: Camila Carvajal BLU Radio

SAM Colombia, Sociedad Aeronáutica de Medellín, fue una aerolínea colombiana fusionada con Avianca y que desapareció definitivamente en 2010. Es decir, hace más de nueve años.

Este viernes vuelve a ser noticia por un grupo de buzos que inspeccionaron el embalse de Guatapé, en Antioquia, y sacaron del fondo de las aguas tarros, envases, botellas y un vaso plástico de la desaparecida aerolínea que hacía amigos volando, como decía su eslogan.

El hallazgo lo hizo el primer fin de semana de octubre María José Ospina, quien es la directora de la empresa Agenda del Mar y explicó que estaban en un entrenamiento de buceo cuando ella y dos personas más empezaron a recoger basura del fondo del embalse.

“Encontré botellas, pedazos de coca, empaques de mecato y, de un momento a otro, encontramos el vaso y al ver el logo de SAM empezaron las preguntas. ¿Cuántos años llevaba el vaso en la represa? ¿Cómo llegó el vaso de una aerolínea a aguas de El Peñol? El vaso estaba en perfecto estado”, le narró a BLU Radio María José, quien pidió pensar en lo que se está consumiendo en el día a día.

Ese vaso es la muestra perfecta de lo que tarda el plástico en degradarse. Aunque Sam se acabó hace 10 años, el logotipo de Sam en el vaso es de principios de los 90. O sea que el vaso llevaba tranquilamente más de 15 años en el fondo de El Peñol. Si seguía en el fondo del agua podría quedarse hasta 300 años contaminando”, aseguró.

Al final el vaso terminó en la basura, llevado al relleno sanitario, pero sirvió para que en redes sociales se despertara la reflexión alrededor del uso del plástico. “Ese vaso se usó 10 o 15 minutos y su degradación podría tardar hasta 300 años”, explicó María José.

Los buceadores que hicieron el ejercicio ambiental en Guatapé aseguran que no es la primera vez en encontrar elementos particulares en ríos, represas y océanos en Colombia. “Hemos sacado señales de tránsito, un árbol de navidad, equipos celulares, elementos médicos, tarjetas de crédito de entidades que ya no existen y todo lo que se puede imaginar”.

You might also like More from author